12 oct. 2012

CONSULTORÍA, CONFERENCIAS, TERAPIAS Y ENTRENAMIENTO MENTAL

Proyectalo.net  y Creciente te invitan a leer lo siguiente


PARA REFLEXIONAR
TOMAR LA DECISIÓN A TIEMPO


Nunca antes las palabras de un político me habían llegado hasta el alma, nunca antes me habían conmovido hasta las lágrimas, nunca antes había escuchado a alguien hablar de su sentir, de su familia, de sus errores como hombre, de sus ganas de vivir, de su optimismo ante la adversidad, nunca antes hasta la noche de anoche.


"Solía ser un tipo que tenía mucha prisa y esa prisa creo que no le hace bien a nadie. Quisiera más parsimonia, un poco más de buen juicio y lograr las cosas de otro modo, con más tranquilidad y menos sentido de urgencia loca que finalmente no sirve para nada y afecta la posibilidad de que seas eficaz".  Fueron unas de las últimas palabras que mencionó Alonso Lujambio (que en paz descanse) para una entrevista realizada por noticieros televisa el pasado 29 de agosto. Ayer, a casi un mes de estas declaraciones, falleció.

Ni el dinero, ni la preparación, ni las influencias, ni los mejores doctores pudieron detener el cáncer que lo arrebató de sus seres queridos en tampoco tiempo. 

“Prisa” vs “parsimonia”, “tranquilidad” vs “urgencia loca”, han sido las palabras que durante las últimas 24 horas han rondado mi mente, acompañadas de la imágenes de un rostro con tono verdoso, acabado, con un parche negro sobre su ojo derecho  y una enorme protuberancia  arriba de la frente, con dificultades para hablar y mantenerse erguido, totalmente dependiente  de su silla de ruedas y de sus acompañantes. ¿En qué momento comenzó todo?  ¿Cuándo fue que dejó de vivir?

En mi mente rondan recuerdos de  mi época como gerente, primero de mercadotecnia de una fábrica de refrigeradores comerciales y después de operaciones de distrito para Grupo Modelo.

“Hay que sabe diferenciar lo rápido de lo urgente” fueron las palabras de Nahum, uno de mis capacitadores en la ciudad de Cancún hace seis años.  Vivir en hoteles, asistir a capacitaciones, manejar en carretera, abordar aviones, taxis y autobuses, desayunar, comer y cenar en restaurantes, solicitar servicio de lavandería, revisar mapas, proyectar ventas y nuevos proyectos, agendar citas, trabajar en domingo, posponer descansos para cuando haya tiempo, checar correos, en fin; ser todo un ejecutivo,  tan cerca de lograr la gloria en mi trabajo y tan lejos de la gloria familiar, con auto, celular y viáticos pero sin la piedra angular que todo lo sostiene, juntando dinero para disfrutarlo pero sin tiempo para ello, viviendo en la playa usando ropa de vestir y zapato casual, aunque en realidad hubiese preferido las chanclas y mis bermudas.

No te niego que al principio todo me parecía excitante, el sueño de tener independencia familiar se había logrado pero el precio había sido demasiado caro, decidí no seguir juntando dinero para gastarlo en doctores, decidí respetarme respetando mis horas de comer, mis horas de dormir y mis días de descanso, decidí volverme un tipo menos arrogante y frio, decidí “aparentemente” ganar menos y tener mas tiempo para mi y los míos, decidí voltear hacia  mi familia y  volver a mis orígenes, volver a mis raíces, decidí volver a ser  hijo y  hermano, para después poder ser esposo y padre de familia, decidí como dijo Lujambio “ lograr las cosas de otro modo”.

¿Qué necesita pasar en tu vida para que reacciones? ¡Gracias Lujambio por confirmarme que tomé la mejor decisión a tiempo!


¡Cuando comparto soy yo quien más crece!

¡SOY CRECIENTE!








Escrito por Alejandro Salcedo el 26 de Septiembre de 2012.




Consultoría, conferencias, terapias y entrenamiento mental.




Facebook: creciente desarrollo humano

Los artículos publicados en este blog representan la opinión de su autor y son responsabilidad del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario